Acerca de los 21 gramos

enero 6, 2018 at 3:47 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

“La tierra giró para acercarnos, giró sobre sí misma y en nosotros, hasta que por fin nos juntó en este  sueño” Eugenio Montejo

Anoche volví a ver 21 Gramos, la película de Iñarritu. A decir verdad, la vi de a tramos, no la vi entera de principio a fin; un poco porque ya la había visto y otro poco porque no quería comerme mucho la cabeza, o prefería comérmela con el asunto de la derrota ciudadana alternando y viendo algunos programas de noticias. No voy a hablar aquí, hoy al menos, de las noticias, pero sí de unas escenas que me dejaron pensando: cuando Macri recibe un trasplante y al fin tiene un corazón; o cuando nos deja Magneto y su cuerpo libera 21 gramos y ahí nos damos cuenta que tenía un alma. (NdelRquientambiénresultaserelE: Si el supuesto lector no se dio cuenta, vale la advertencia que los renglones anteriores eran una broma o un fallido intento del redactor por hacerse el gracioso. Haremos de cuenta que no se dijo lo último que se dijo y que lo escrito hasta el momento terminaba en: “…unas escenas que me dejaron pensando”.): para el que no sepa de qué va el filme, resumo rápidamente: un tipo que logra salir de los vicios y de la delincuencia gracias a la fe en Dios un día tiene un accidente y atropella y mata a dos niñas y a su padre. El corazón de este padre (que es donante de órganos) pasa al cuerpo de otro tipo que no tiene mejor idea que averiguar de dónde viene ese músculo porque imagina que su ser está compuesto ahora por el ser del anterior dueño del órgano, y logra entablar un vínculo con la viuda a la vez que deja a su mujer.

Pero volvamos a lo de “…unas escenas que me dejaron pensando”: en la primera, el personaje de Sean Penn está en su casa, frente a una mesa con amigos convidados y agradece el primer día de su nueva vida gracias al corazón que recibió. Todos festejan que su amigo esté todavía allí, pagando una comida magnífica, y apenas antes que los clamores de gratitud y cariño terminen de acallarse, la pareja de Penn en esta ficción, interpretada por Charlotte Gainsbourg, aprovecha el júbilo y decide hacer un brindis por el hijo que van a tener, ante la mirada estupefacta de Penn, que no recuerda haber preñado a nadie. Algún comensal pregunta que para cuándo y ella se apura en aclarar que todavía no, pero que es un plan a cumplir. Esa parte fue uno de los tramos que no vi anoche, pero por lo que alcanzo a intuir según otras secuencias, ellos habían hablado ya del tema y el personaje de Penn había acordado. Pero claro, había sido antes de la operación, cuando ni siquiera tenía un donante, y donde pensaba que antes daría una vida (su vida) que otra vida. Cuando ya se fueron los invitados, Penn le confirma que su promesa era cierta pero que ahora habían cambiado las cosas, que ya no era lo mismo, y en cierta manera se sumerge en la idea de que, además de una nueva vida, tiene un nuevo ser en el cual descubrirse, una nueva identidad en la cual encontrarse.

En otra escena, el personaje interpretado por Benicio del Toro entra desahuciado a su casa y le cuenta a su mujer que tuvo un accidente que probablemente se llevó la vida de dos niñas y un mayor, aunque él está confuso y no sabe bien qué pasó ni si siguen con vida ni nada porque huyó inmediatamente de ocurrido el hecho. Y pregunta al cielo por qué Dios le puso esa prueba en el camino, el mismo Dios que hacía poco lo había ayudado a salir de una vida de excesos, y lo había encaminado, pero lo encaminó directo a una tragedia, donde su fe quedó hecha añicos sobre el asfalto del camino marcado. Decide entregarse a la policía y asumir su responsabilidad, pero su mujer (Melissa Leo) lo frena, le dice que su responsabilidad es ahí, con ella y con sus hijos, con su propia familia, y en la siguiente escena se la ve limpiando fervientemente la parrilla y el paragolpes de la camioneta, las huellas del siniestro.

En la escena narrada primeramente también hay un intento por parte de la mujer de salvar la pareja a través del embarazo y del hijo. Y mientras el hombre, el varón se marea dentro de un bucle ontológico, se hunde en un buque metafísico, la mujer se restablece en su pragmatismo y emerge en la certeza de una vida que continúa. (NdeunRquenoquiereganarsegratuitamentelaenemistaddelsexoopuestonideningúnsexo: Conviene aclarar que esta interpretación se hace sobre la mirada que Iñarritu hace en su película, y que quien suscribe para nada cree que las mujeres no estén capacitadas para profundos e inútiles devaneos). Y es ahí donde chocan dos mundos completamente diferentes, el de los puntos “esenciales” y el de los puntos sobre las íes; de dos naturalezas diferentes, pues, y ya que estamos sobre un tapete gramatical, mientras el accionar (o el no accionar y darle más vueltas al asunto) del hombre se centra en el uno, el de la mujer se ajusta al nosotros. Por eso, tras el fatal accidente, mientras el personaje de Benicio del Toro ve estrellada su fe, porque el Dios en el que él confió para redimirse es el mismo Dios que lo condena y lo prueba, hay otro personaje que pierde la fe: es el que interpreta Naomi Watts, el de la viuda, que es mujer y que sin embargo descree que la vida siga porque a ella le fue arrebatado su “nosotros”. Y mientras uno se debate en su ser y la nada, la otra se pierde en su somos y la nada.

Sin embargo, ya sean los unos o las otras, liberan la misma cantidad de peso al morir; son 21 gramos que no tienen sexo. Y la vida que sigue.

“Y… ¿Cuánto pesa un angel?”, se pregunta Uno

“MacDougall demostró que la teoría de los 21 gramos pertenece a la literatura, no a la ciencia”, objeta Cualquiera

“¡Y a quién carajos le importa tu pseudo-científica explicación!”, se calienta Uno

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

La libertad de elegir

octubre 5, 2017 at 10:25 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

“El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos” Simone de Beauvoir

Un amigo me contaba que les decía a sus hijos que si tenían que usar la fuerza era porque no habían obrado con la inteligencia suficiente como para evitar una pelea. Al parecer, uno de sus hijos estaba convencido de que la inteligencia estaba sobrevalorada y era proclive a repartir hostias en la primera de cambio a sabiendas que el que pega primero, pega dos veces. Aun así, me contaba este amigo, la victoria no se le hacía costumbre.

Veamos: si un tipo, un presidente ajusta en salud, educación y servicios públicos e invierte en armas y vehículos de guerra (ya viejos, como para hacerles un favor a las grandes potencias sacándoles de encima esos vetustos aparatos), si un tipo es capaz de encubrir a la gendarmería nacional ante la desaparición forzada de un muchacho, a la vez que recibe al primer mandatario israelí y anuncia con bombos (o debo decir bombas) y platillos un comercio bilateral que se basa, esencialmente, en la compra de material bélico, en armamentos y cachivaches para sus fuerzas de seguridad, sobre todo equipos antidisturbios y otras cosas por el estilo, podemos afirmar que la dialéctica no está entre las fortalezas de ese tipo. También podríamos decir que es un real nacionalista que intenta recuperar las Malvinas y tener una revancha. Pero no: ese tipo se muestra, como todos los cobardes: violento con los débiles y sumiso con los fuertes. Además que no le interesa negociar por las Malvinas sino entregárselas directamente a uno de sus amos. Es empresario pero ignora las normas básicas de una negociación; a ver: EEUU frena nuestras exportaciones de biodiesel, nos obliga a comprarle cerdos enfermos, una docena de aviones que ya no usan y Macri está contento por haberle metido unos cuántos limones. ¡Menudo empresario había resultado ser!

Rajoy hizo más o menos lo mismo desde un principio de su gobierno: recortó dinero en todos los servicios públicos y se puso a gastar una millonada de euros diarios en armamentos; todo sea para complacer a los grandes. Después aprobó la famosa ley Mordaza. Tampoco se puede ver en Rajoy una inclinación al diálogo. Curiosa forma de comunicarse: la gente que hace de la nadería y el balbuceo un idioma, necesita que policías, militares y otras fuerzas de seguridad le oficien de traductores.

La actuación vergonzosa que tuvo el gobierno español el pasado primero de octubre en Catalunya, lo canallesco de su accionar, sólo puede encuadrarse en una cabeza a la que no se le escapa ni una sola idea. Y, ojo, que no me refiero a la cabeza de Rajoy, cuya capacidad le alcanza para creer que habla con su propia voz, y que la media que lo viste es un Armani. Pero los que están detrás de esa “cabeza” tampoco acusan un coeficiente de avanzada. De lo contrario se hubiesen puesto a conversar, a negociar desde un principio, como lo viene pidiendo el pueblo catalán y sus representantes (por supuesto que no intento aquí ninguna defensa de los representantes catalanes). El reclamo no es para nada nuevo; data de más de dos siglos, si es que no es más, todavía. Durante ese tiempo, los dirigentes de Castilla se ejercitaron en patear la pelota lo más lejos posible en lugar de investigar, reflexionar y argumentar para sentarse a debatir sobre el reclamo independentista. Tras la muerte de Franco se llenaron la boca con promesas de plurinacionalidad y cosas por el estilo. Pero a Catalunya le revocaron una bocha de artículos de su estatuto autonómico, es decir, que podían tener toda la autonomía que les viniera en ganas antes de que se tensara la cuerda o la cadena.

Desconozco qué tan vinculante podía ser el referéndum que se votaba el domingo pasado: no había muchas garantías ni una legitimidad verdadera (para Rajoy no sólo era ilegal sino que aparte no existía, y así hacía gala de la inconstitucionalidad de la inexistencia); ni siquiera se trataba de un referéndum la mar de representativo, según algunos, puesto que su ley había sido aprobada sin ningún debate parlamentario (Serrat habló de su falta de transparencia y de que no se sentía representado, y le saltaron a la yugular). Pero aun así era una forma de protesta del pueblo catalán, un llamado, un anhelo de ser escuchado, un quincuagésimo, un octogésimo, un sexcentésimo, un milésimo, un millonésimo pedido de negociación. Me parece incomprensible que se reaccione de forma violenta ante una petición; me parece desmedido y cobarde, de una brutalidad y una crueldad deshumanizada. Si alguien no quiere jugar más en tu equipo, se puede sentir tristeza, desazón, incluso algo de ingratitud de parte del desertor, pero no hay por qué sentir odio, no hay por qué enfrentarlo con alevosía.

conrespectoTal vez no sea el más idóneo para tomar partido en esta contienda, ya que no soy el más entendido en historia ibérica ni llevo la carga atávica de los ciudadanos catalanes ni su sentimiento, pero viví durante casi diez años en Barcelona y pude recoger distintas versiones, desde las más independentistas hasta las más soberanistas, pasando por las federalistas hasta las que te chupan un huevo. Reconozco que mis seres más cercanos y queridos (a excepción de unos pocos que venían con la familia y a quienes también quiero mucho aunque profesen ideas contrarias) tenían alguna inclinación hacia la independencia, a no reconocerse en la imposición de aceptarse españoles. Y tal vez esa emoción, ese lazo, inclinara mi irrelevante balanza hacia el deseo emancipatorio. Eso, y también que en la virulencia del discurso contrario oía más el alcance de las cuerdas vocales que los argumentos, si es que los había. Muchos, pero muchos españoles hablan con el volumen de voz acorde a ser dueños, todavía, de la Armada Invencible, y del oro y la plata de los nativos americanos.

Vale aclarar que la agresión vivida el primero de octubre no fue del pueblo español contra el pueblo catalán, sino del Estado español contra el pueblo catalán. En muchas ocasiones supe criticarles a mis separatistas y queridos amigos que abandonaban al resto de los ciudadanos ibéricos en sus luchas; mientras ellos, obnubilados en su afán independentista, dejaban solos al resto de peninsulares manifestarse en contra de los ajustes, de los recortes en sanidad, en educación y en muchas cosas más que también sucedían en Catalunya; pero esos manifestantes también buscaban la renuncia de personas que tampoco los representaban. Y si bien desde España a los catalanes se les llama “polacos” (porque hablan raro y son del este), no hay diferencias profundas entre un ciudadano español y uno catalán; como tampoco hay diferencias grandes entre un burgués o un dirigente español y uno u otro catalán. En una pirámide, la diferencia no se traza de forma vertical (como también nos quieren hacer ver a argentinos –bajo el nombre de “grieta”, venezolanos y demás), sino que se dibuja horizontal; y separa a los que tienen de los que no. Yo tengo más similitudes con un campesino eslovaco que con un dirigente de Cambiemos. Les decía que si ellos ayudaban en la lucha al resto de España, podían bajar a la derecha y poner al mando a alguien con quien se pudiera charlar y negociar, y de esa manera lograr una emancipación acordada, porque estaba visto desde un principio que con éstos no se podía.

Una reflexión y algún que otro cuestionamiento: el gobierno de España, incluido el rey (disculpen si hiero algunas susceptibilidades al escribir “rey” en minúscula), apoyó el plebiscito ilegal de la derecha venezolana para derrocar el gobierno (sí, “gobierno”, no “régimen”) de Nicolás Maduro, y ahora es incapaz de resolver el tema del referéndum catalán. ¿De verdad, a esta altura, podemos pensar, ya no creer, sino simplemente pensar, que el gobierno de España, de Argentina, de Alemania, de cualquier país que presuma de occidental, es más democrático que el de Venezuela? ¿De qué estamos hablando?

Otra cosa, y acá se ve una de tantas diferencias: del folclore catalán rescatamos la sardana. Su danza, para mí, es el colmo del aburrimiento, pero es un baile colectivo, no como el resto de la mayoría de las danzas que representan una seducción o una conquista.

Una, tal vez, penúltima cosa: los dirigentes catalanes están buscando y exigiendo un veedor internacional. ¡Cuidado! (¡amb compte!) Si los piratas grandes ven algún interés, seguro van a intervenir. Por supuesto, fogoneando el asunto, así de paso pueden colocar las armas que no les pudieron vender a Venezuela, Ecuador, Argentina y demás países, por más que hayan hecho lo improbable por lograr una contienda civil, es decir, un mercado para su industria. Pero independizarse no es cambiar de amo.

La movilización que vi para exigir el derecho a voto, la libertad para elegir, es inimaginable, y el pueblo catalán logró sacarme más de una lágrima. Y hablo del pueblo, de la gente, no de los rufianes que están en la dirigencia. La hazaña no es esa, ya que soy proclive a la sensibilidad; la hazaña es haberse mancomunado de esa forma, de mostrar lo que es la solidaridad, la comunidad, la colectividad. ¡Sírvanos el pueblo catalán de ejemplo!

Mi abrazo y apoyo a mis seres queridos, y a los millones de catalanes que concuerdan con ese sentimiento (sentiment).

“La colina hay que subir,

SANT-JORDI-17nada es sencillo aquí,

y ante todo está EL DRAGON.

Con su fuego intentará

parar la construcción,

pero habrá una solución:

Una flor un corazón,

una porción de sol,

y estas ganas de vivir…”

                 Víctor Heredia

Permalink 2 comentarios

¿Dónde están?

septiembre 9, 2017 at 8:47 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

“¿Cómo se le habla al desaparecido?
Con la emoción apretando por dentro”

Rubén Blades. Desapariciones

Estuve en la marcha pidiendo por la aparición con vida de Santiago Maldonado… como cualquier ciudadano normal, como cualquier ser humano con un resto de urbanidad, como cualquier urbano con un dejo de humanidad.

A esta altura, no creer en la complicidad del gobierno, no sospechar su implicación en el hecho, es mirar para cualquier lado o directamente no querer mirar. Pero supongamos que el día de la marcha no hubiera indicios suficientes para una mente no demasiado sagaz, o al menos no muy enterada. Presumamos que esos que tocaban la bocina de sus autos con tanta rabia no habían podido leer nada del tema porque su vida y el tiempo se los lleva por delante todos los días. Imaginemos que aquellos que miraban a los marchantes con algo de desprecio, era en realidad una envidia sana porque darían lo que fuera por andar “agitando como esos vagos” en lugar de tener que trabajar. Supongamos.

Ese día, casi al final del recorrido (del mío, porque iba a abandonar la marcha antes que volviera a su lugar de origen), me encontré, a contramano, con la directora del colegio de mi hija, a la que no nombraremos más que por la inicial de su nombre (¡a ver si todavía mi hija, antes que bullying, sufre persecución política en el jardín de infantes!). Cuando me vio venir… mejor dicho: cuando notó que yo había visto que ella me vio venir, comenzó a contorsionarse y a exagerar los gestos como si me estuviera viendo mear desde arriba el busto del Libertador, o como si anduviera corriendo en pelotas por el vaticano con Marx tatuado en el culo. Sé que me tiene algo de cariño, y alguna vez no temí hacer el ridículo en un acto para agasajar a los chicos de jardín, logrando su algarabía, pero ya se le debe haber pasado. Para acentuar su mímica, M (sí, es la inicial de su nombre) sobreactúa: “¡No me lo puedo creer! ¿Qué hacés acá?”. Estuve tentado en contestarle que tanto yo como todos los que ahí marchaban estábamos ahí porque nos había llegado el comentario de un títere que hablaba por cuenta propia, pero como los títeres siempre hablan por cuenta ajena opté por ser obvio y decir que estaba allí por la desaparición forzada de Santiago, haciendo especial hincapié en las palabras. Ella, como es natural en mucha gente que opina de la misma manera, de la manera que lo hacen los medios masivos de comunicación, digo, comenzó a defenderse de la única manera que conocen: atacando. Yo me esperaba la retahíla de lugares comunes en los que cayó. Primero los otros desaparecidos en democracia. Le contesté que también me preocupé y ocupé personalmente de cada uno de esos casos, pero que el de Santiago tenía la particular diferencia de que las pruebas apuntaban directamente a una fuerza de seguridad nacional, que había indicios que las órdenes venían de arriba y que, además, la causa, a diferencia de los otros casos mencionados, estaba caratulada como “desaparición forzada”. Ella resopló una especie de “déjense de joder”, y que dejáramos de echarle la culpa a ese otro M (¡Mierda!), que no tenía nada que ver y que lo dejáramos gobernar en paz. Como vi cómo venía la mano, le dije que no estábamos ahí para culpar a nadie, que eso lo tendría que hacer la justicia, sino para pedir la aparición con vida de Maldonado; y simulé que la marea de la marcha me arrastraba como cierre y despedida.

La marcha en Salta no tuvo mayores incidentes que algún que otro encuentro desafortunado. Pero en Buenos Aires sí. Yo me acordaba de una vez que, estando en Barcelona, se armó una rosca más o menos similar, y luego comenzó a circular un video donde los policías le daban para que tenga y guarde a un tipo y este les gritaba que parasen, que era un compañero; los siempre libres de pecados: los infiltrados. Acá pasó, y hay videos que lo demuestran, y grabaciones donde se ve que van gritando “uno, uno”, como para que los del cuerpo los reconozcan y no les pase lo del infiltrado español. Pero por más evidencia que haya, siempre hay gente dispuesta a negarla, porque prefiere que haya treinta inocentes presos, porque seguramente “algo habrán hecho”, y porque son vagos y vándalos que atentan contra la República. Y la niegan porque la gente desprecia a los vagos y a los barbudos y los que tienen tiempo de andar paseándose por las calles reclamando. Y los desprecian porque esos “vándalos” deprecian a esa gente, les resta valor, porque les enrostra que ellos, los “terroristas de la República” son capaces de moverse, de movilizarse por algo que está más allá de los intereses personales, que son capaces de arriesgar su pellejo o su libertad por otros. Ese pequeño detalle, en mayor o menor medida, muestra y resalta la propia miseria de esa gente, su egoísmo incurable, la desmoraliza, y por eso se deprecia, y por eso esa gente es la primerita en enarbolar la bandera de la “moral y de las buenas costumbres”, porque pretende, así, revalorizarse, cotizarse. Por eso esa gente es capaz de creer, para reforzar sus prejuicios, que Santiago es barbudo, mugroso, hippie, miembro de las FARC, y que practicaba karate para derribar gendarmes como muñecos, porque en algún lugar recóndito y sombrío de su alma esa gente sabe que si alguno de ellos fuera el desaparecido, Santiago hubiese marchado por ellos; y eso les cuece, les arde, porque los pone en oferta o en liquidación; por eso necesitan convencerse que el otro vale menos; por eso avalan o no les cuesta ser indiferentes a este tipo de procedimiento; por eso aceptan que los mapuches son terroristas o chilenos, que para esta gente es igual de degradante, a menos que vayan a comprar televisores al país vecino.

Esa gente es la que pone el grito en el cielo cuando en las escuelas se habla de Maldonado, porque dicen que eso es adoctrinar a los chicos. Sin embargo es la misma gente que defiende una educación religiosa en los colegios (y, volviendo a Salta, peor, porque una ley antiquísima y a contramano de la Constitución Nacional, no sólo ampara esa idea sino que la promueve), y no le importa, o no lo siente como adoctrinamiento, que sus hijos, cada vez que entran al aula, vean crucificada la imagen de un barbudo, que se manifestaba por los otros y cuyo cuerpo aún no aparece. Paradojas. Los chicos siempre dicen la verdad, pero para decirla deben conocerla.

Siguiendo con las singularidades del caso, un tipo al que llaman Felipe Noble Herrera publicó en las redes sociales una imagen de la típica trampa hecha con una caja, un palo y una cuerda con un choripán y un tetrabrick de vino como anzuelo, y una leyenda que decía: “acá colaborando con la justicia para encontrar a Santiago”. Más allá del pésimo gusto y del ningún respeto, está el descaro; no olvidemos que cabe la posibilidad de que el tal Felipe, como su hermana, sean hijos de desaparecidos. En todo caso, hay una elección, y a esta persona no le importa saber de dónde viene sino a dónde va. Pero después está esa otra gente que repite el mensaje, como broma de mal gusto o como expresión de su miseria, que por alguna inextricable razón creen estar en la línea sucesoria del Grupo Clarín. Otra artimaña para revalorizarse. ¡Qué manía la de escupir frente al ventilador!

Personalmente, y remarco esto para que se vea que no tengo ninguna afiliación partidaria, sigo preguntándome por Santiago, como también me pregunto por los otros desaparecidos; la lista es larga y contempla los 30000 que desaparecieron sin democracia. Yo me pregunto… ¿Y usted?

Permalink Dejar un comentario

Así no se puede (campaña electoral)

agosto 9, 2017 at 10:58 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

Tal vez suene descabellado o al menos paradójico decir que el problema de la situación mundial se debe a la falta de ambición de poder de los políticos que están o intentan estar en el ruedo. El “Sí se puede” de la campaña de Obama, luego copiado por la derecha argentina e imitado por cualquier derecha… ¿Qué es lo que se puede? Que no se sepa qué es lo que se puede hace más fácil la obediencia. Trato de explicarme mejor: si yo, personalmente, no sé lo que puedo ni lo que soy capaz de hacer, es inevitable que termine cayendo en una actitud de obediencia hacia alguien que sí sabe lo que puedo hacer y para qué soy útil. La falta de creatividad nos somete. Sigo oscureciendo, pero intentaré aclararme con el correr de las palabras.

Estamos a poco de las PASO de agosto y no veo en las candidaturas una ambición de poder sino simplemente un acomodamiento dentro del poder ya establecido. Es como si nadie se propusiera una banca en el senado en sí, sino lograr que otro no la ocupe. Unidad Ciudadana sí tiene ambición de poder (y no faltarán acá aquellos que no intentan interpretar lo leído a menos que ya haya sido filtrado y masticado por los medios grandes, y salgan a decir que esa ambición de poder es propia de totalitarios, desmesurados, esquizoides y con el Síndrome de Hubris explotándole en los poros); los demás buscan un ascenso del poder en función. Si es que es un poder en función, puesto que nuestro inefable presidente y toda su corte de cómplices no intentan un poder dentro de la estructura global, sino también un ascenso, una palmadita en la espalda o en la cola de los que ostentan el poder. No les interesa nada más que subir un peldaño más en la pirámide de las vanidades. Y la vanidad, como lo recordara Al Pacino en la película, es el pecado favorito del diablo. Entonces, ¿para qué buscar la verdad siendo periodista si la mentira puede ser mejor difundida y tener mayor alcance, tanto que alcance a comprar un departamento en Miami, o que coloque a familiares del periodista en cualquier ministerio? La oposición venezolana ¿quiere realmente el poder o sólo quiere quitárselo al chavismo, a la revolución bolivariana, para entregárselo a Estados Unidos o a las multinacionales, y así lograr un resguardo, un cobijo bajo el ala imperial?

Pero fijémonos en algunos estadistas que sí muestran una ambición de poder. Sólo por nombrar algunos y porque tal vez no hubiera más, pero qué pasa cuando resuenan los nombres de Putin, Maduro, Correa, Zelaya, Kirchner, Morales, Lula o Kim Jong-un (si queremos ponernos un poco más radicales). ¿Qué pasaba cuando sonaban los Gaddafi, Hussein, Chávez, Castro? Qué fácil es calificar a estos políticos de dictadores y locos desquiciados. Pero, ¿nos preguntamos por qué? No, para qué, a ver si todavía algo de conocimiento nos da el criterio y el poder de decidir por cuenta propia. ¿Para qué, si está visto que haciendo lo que nos mandan no nos va tan mal? Entonces ¿qué pasa cuando alguien se planta, con aciertos y/o errores, y descree del plan original, y comienza a hacerse respetar? ¿Qué pasa cuando alguien ambiciona de verdad el poder y no un reducto dentro de él? Nada, le mandan bombas, ejércitos, enfermedades, virus mortales, medios de comunicación y una oposición poco pensante pero muy actuante, que crea alianzas con cualquiera con tal de que ese alguien no gobierne.

No leí los libros de Tolkien, pero vi las adaptaciones cinematográficas de El Señor de los Anillos. Y por ahí iba la Comunidad del Anillo resguardando la joya, ante una constante amenaza de diversos personajes que no querían arrebatarle el anillo por el poder inconmensurable que otorgaba sino que querían quitárselo para poder entregárselo a su amo, a Saurón. No les interesaba el poder sino la conmiseración, la mirada, la consideración y benevolencia del patrón. Y ahí estaban los Nazgul que, según algunos entendidos, eran espectros fríos y sin rostro, sin poder físico pero que basaban su dominio en el miedo que inspiraban, cuyo hábitat era un medio entre el espectro y el humano, pero que alguna vez fueron “altos reyes”. Ahí estaba Saruman, que algún día codició el anillo pero que, aun siendo mago, se cagó en las patas y supuso que su amo sabría mejor qué hacer con el anillo que él. Ahí estaba la Boca de Saurón, que llevaba la voz de su amo a todos los mortales. Ahí estaban las huestes de orcos, esos seres universalmente descriptos, según una página de internet, como criaturas atrapadas en un odio constante hacia todo lo vivo, empezando por sí mismos, y siendo esclavos del miedo profesado hacia sus crueles amos, sin ninguna vocación artística pero con una tecnología dispuesta para la destrucción.. Y por supuesto: los trolls, creaciones dotadas de una fuerza y una violencia excepcional y escasa inteligencia.

(Un pequeño paréntesis: no faltarán aquellos siervos de Saurón que, utilizando sus mejores herramientas, promuevan la idea (la norma de conducta) que todo aquel que pretenda un anillo que no es suyo terminará como Gollum.)

Entre uno de los mejores servidores de Saurón había un nazgul denominado Rey Brujo. De él, su profecía decía: “Lejos está todavía su condena, y no caerá por mano de hombre”. La profecía terminaría de cumplirse en la batalla de los Campos del Pelennor, cuando Eowyn, la sobrina del rey de Rohan, le concediera un merecido descanso.

Permalink Dejar un comentario

Maratón de la suerte

junio 8, 2017 at 7:41 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

En la escena más popular de Marathon Man, el personaje que interpreta Lawrence Oliver pregunta: “It is safe?”, “¿Están a salvo?” o “¿Está seguro?”, dependiendo de la traducción. De cualquiera de las dos formas resulta bastante alarmante si la pregunta viene de alguien que empuña en una de sus manos un instrumento odontológico. Es inevitable no pensar que un dentista, además de extraerte una muela o una caries, también quiere extraerte una confesión. Todo tiende a la tortura, desde la sala de espera, donde el torno se amplifica como una sierra eléctrica, hasta el hedor, esa mezcla de clavo de olor y látex, pasando, por supuesto, por el instrumental, cuyo diseño no es más que la imitación a escala de las peores máquinas de tormento de la Edad Media, y la luz enfocada directamente a los ojos para que no podamos reconocer los rasgos de quien nos atiende.

Será válido, entonces, si antes de una consulta con dicho profesional se preguntan si están a salvo o si es seguro. Y puedo responderles: ni más ni menos que cuando visitan un neurólogo, un psiquiatra, un mecánico de coches o un gasista. Nadie visitaría a esta gente, a menos que mediare algún parentesco, alguna amistad o algún afecto, pero si pudiera elegir se alejaría lo más que pudiere; la visita se da porque hay un bien físico, mental o material que está en juego o en riesgo. También puede tratarse de un bien moral, entonces uno visita a profesionales que atienden su consulta en las iglesias. Curas buenos hay, como también los hay dentistas, plomeros, pilotos de aviones, periodistas, etcétera, pero no nos olvidemos que no dejan de ser, antes, seres humanos.

A lo que iba: después de mucho tiempo, casi una década, volví a ser parte de una obra social (queda claro que hablo de la entidad que administra las prestaciones médicas a un trabajador, no de un aporte a la humanidad por mi parte), así que decidí ver cómo iba mi dentadura. Mal. Pero bueno, tampoco vine a hablar de mi condición oral. Tuve un presentimiento no muy sano con el profesional que me atendió, algo me olía mal (pensé que la próxima consulta sería a un otorrinolaringólogo). Había algo que no me cerraba, además de la boca mientras me revisaba. Dijo que había que extraer dos muelas, me tiró dos alarmas más y me derivó a su consultorio privado. Pero que me apurara. Pensé que el matiz de esto último se debía a una urgencia sanitaria pero en su siguiente aclaración noté que se debía a que en dos semanas entraba en sus vacaciones. Dejé que se las tomara tranquilamente, y yo me dejé estar un tiempo. Luego volví a sacar una orden pero pedí verme con otro profesional de la obra social. Una mujer. Me dijo que había que extraer una muela y la otra era salvable a través de una endodoncia. Me derivó a una especialista en tratamiento de conducto que hizo su trabajo. En el consultorio contiguo sentí la voz del primero que me atendió con un speech igual o similar al que me había hecho a mí, y también derivando a alguien a su consultorio privado. Me sentí seguro. La segunda doctora terminó su trabajó y a su vez me derivó al profesional que me terminaría el trabajo de restauración. “It is safe?”, resonó la voz de Lawrence Oliver cuando vi que el encargado no era ni más ni menos que el profesional del que creía haberme librado. Sentí ganas de correr y no parar hasta que todo acabara.

Hubiese estado bien. Pero la verdad es que me encontraba atado a una silla. Tenía que sacar una orden para que me viera el Dr. Christian Szell (más adelante tal vez explique por qué no uso el nombre verdadero de este profesional). Cada orden por consulta tiene un valor de 50 pesos, por lo que, ya que de igual forma me iba a tener que atender con él, aproveché que estaba en el consultorio contiguo y lo consulté. Debo reconocer que ese día mostró cierta disposición y algo de deferencia hacia mí. Me habló de las distintas variantes para reconstruir el molar donde habían profanado los conductos y que tenía que ver si la extracción del molar adyacente sería simple o necesitaría una cirugía (aunque otros dentistas aseguraban que era simple), y ahí nomás me extendió una tarjeta personal (la segunda, pues al parecer se había olvidado de nuestra primera cita) para que sacara un turno para su consultorio personal, y que allí sólo me cobraría 50 pesos más de lo que gastaría siendo atendido en los consultorios de la obra social.

Adelantándome a su diagnóstico, contacté con otro profesional, puesto que en el tema de implantes es poca o ninguna la contribución de la entidad. Sin embargo, antes le solicito un turno por medio de un correo electrónico, recordándole que me había pasado algunos presupuestos y que ya, más o menos, sabíamos lo que iba y tenía que hacer. Él me contesta el mensaje diciéndome que prefiere no tratar por ese medio sino que le mande un WhatsApp o le haga una llamada al celular “(esto solamente para pedir turno no para consulta via telefonica)”, aclara, sin importarle el uso de los tildes. Uno entiende que mucha gente opta por no tildar ni poner ningún signo de puntuación, como si la tecnología los absolviera de la gramática, sin embargo, y si bien rapido, dias, ahi, descontare, odontologico, también carecían de tilde, se tomó el trabajo de ponerlos en recién, andá y algún, por lo que no se trataba sólo de un lenguaje pensado para las nuevas tecnologías. Luego me conmina a visitarlo a su consultorio, y que ahí “en una consulta vemos y te paso costos”, me dice; que la consulta sale 300 pesos “que te descontare luego si te hago algún tratamiento odontologico, y añade que me puede dar turno para ese mismo día a las 17 horas. Le contesto, ya por WhatsApp, que se me complica ese día. Él me dice que “”, pero que le confirme apenas pueda, y me recuerda que la consulta me la va a cobrar pero que después me la descontará y me hará un mejor precio por ser afiliado pero que “sigue siendo en forma particular la atención, sí?”, me remarca. Le contesto que esa semana ando medio ocupado, pero que ya le escribo para la próxima.       Dale”, me alienta, “pero no te dejes estar”, se preocupa.

Al día siguiente le escribo: “che, disculpá la curiosidad, pero ¿por qué 300? Me dijiste que por ser del sindicato sólo me cobrabas 50 pesos más por particular”. “De las prestaciones que se hacen en el sindicato”, me contesta. “La consulta es una de las prestaciones”, le retruco. Ahí parece que el Dr. Szell pierde los estribos y se pone vehementemente a hacer hincapié sobre sus costos y la atención particular, aunque enumerando, es decir, diciendo: primero, bla bla bla; segundo, patatín patatán, tercero, otra fruta. Y al finalizar su colérico discurso (o a mí me lo pareció así: nunca se sabe en este tipo de medios porque el matiz se lo pone uno), me aconseja que me siguiera atendiendo por el sindicato o me buscara otro médico. El punto es que no tendría inconveniente en hacerme atender por el sindicato si en el sindicato no atendiera él (¿Cómo me atendería sabiendo lo que “conversamos”?). No quise referirle el absurdo en el que había caído. De todas maneras, yo para ese entonces había seguido su sabio consejo aun antes que me lo diera y ya tenía turno con un odontólogo de confianza… mujer, ella. Le escribía como una forma de revancha personal. En todo caso, él podía cobrar lo que le diera la gana; era su consultorio, pero había cosas que dijo y luego fueron otras. Creo que se sintió descubierto, develado, y por eso el tono de resentimiento que yo creí leerle. A su advertencia de que pagara sus costos o me buscara otra persona, respondí que me disculpara, que me había confundido y llegué a creer que él sabía algo de deontología, pero que mi error fue no saber ver que él sólo sabía de dentología (sí, inventé la palabra para poder cerrar el chiste), pero que a mí no me importaba hacerle llegar la “O” que le faltaba, y le envié esto: . Los emoticones son como las varitas mágicas o el anillo de Sauron: depende cómo se los use.

No quise poner el nombre verdadero de este dentista, primero, porque no estoy seguro de que la cantidad de personas que leen este blog sea ingente, y mucho menos si entre ellas hay alguna relacionada con algún órgano regulador; si quisiera denunciar tendría que haberme dirigido a una entidad afín o a la misma obra social, aunque es posible que en su burocracia me terminaran sacando más guita que el dentista y ninguna muela perjudicada. Además, o segundo, porque no es el único odontólogo que trabaja de esta manera. Ni odontólogo ni neurocirujano ni plomero ni técnico de televisores ni administrativo de la AFIP. Muchos lo hacen así, porque trabajan con el miedo, porque se aprovechan de lo que uno, cualquiera, desconoce, y la ganancia resulta mayor proporcionalmente a lo que el cliente siente que está por perder: no es lo mismo una muela que un corazón, ni la casa compartida durante un derrumbado matrimonio que el canal 13 se vea borroso y con interferencias. Da miedo lo que se desconoce, pero el que tiene dinero paga lo que le piden o no tiene inconveniente en pagar más por otro médico u otro electricista. Lo fulero de alguna gente es que comercia con el miedo y la pobreza, porque un pobre con miedo, con desconocimiento, no alberga otra esperanza y se aferra a esa única opción que tiene. Obligan a la resignación. Jode en este tipo de personas lo rastrero, lo bellaco. Y por último, o tercero, no quise poner el nombre de este tipo porque admito la posibilidad de que todo haya sido un malentendido, una mala interpretación de palabras y matices…

¿Está seguro?

-No sé a qué se refiere.

Permalink Dejar un comentario

Los animales sueltos son intratables

junio 1, 2017 at 1:11 am (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

fantinoTengo un amigo que está convencido que un debate, una conversación sobre política debe empezar y terminar por el tema de la Corrupción (sí, él lo pone en mayúsculas y negrita, aunque lo esté diciendo en voz alta), por eso es muy difícil mantener una charla de política con él. Es uno de los que no quiere a Cristina, aunque no estoy seguro que sepa bien por qué, simplemente no la quiere… Y no importa el debate que se esté manteniendo, pero él se las ingenia para meterla a ella o a los funcionarios de su gobierno en el brete. Funciona con el mismo reflejo que los trolls de Marquitos Peña, independientemente de lo que se esté hablando o de cuál sea la noticia. No importa si Odebrecht tiene a todo el gobierno de Macri con el culo entre las manos por coimas e irregularidades, la respuesta es: “Y los bolsos de López”, “Y lo que choreó La Cámpora, que además iban armados” (y si uno les pide que desarrollen el tema se vuelven locos porque sólo son capaces de recordar los titulares de Clarín y los zócalos de TN). No importa si la inflación supera con creces la de gobiernos anteriores, total siempre es culpa de la “pesada herencia”, y por esa misma razón es que en un año y medio nos endeudamos como nunca antes lo habíamos hecho y se triplicó la fuga de capitales, pero eso es culpa de Báez y sus negocios con la chorra de Cristina. De nada sirve comentarles que cada vez que investigan a alguien para acusar a CFK y tratar de proscribirla para siempre, cada una de esas veces aparece implicado un socio o un testaferro de nuestro no sé que adjetivo ponerle presidente. No importa si tienen a la justicia agarrada de las bolas y a los genocidas lamiéndoselas o viceversa, no importa si le recortan medicamentos a hospitales y jubilados, no importa si se desmantela la educación pública, si se cierran las industrias o aumenta el desempleo por las políticas de este gobierno, no importa si se empeñan los recursos naturales y se regalan las Malvinas, o si se les chupa las medias a todos los países que se cansaron de saquearnos, ni si Macri va a China en un viaje de negocios e intenta condonarle una deuda a su padre, ni si se tira al bombo a YPF en un servilismo genuflexo, al igual que a Aerolíneas Argentinas, ni si la Ministra de Seguridad no sabe dónde queda Salta o si ninguno de ellos sabe que cuernos pasó un 25 de Mayo de 1810, porque además desconocen que fue ese año, ni si la titular de la Oficina Anticorrupción (esa palabrita que tanto les gusta) fue puesta a dedo (porque no cumplía con los requisitos requeridos) para tapar todas las miserias que el PRO barre bajo la alfombra y para denunciar hechos, cual cualquier Carrió, que más que para hacer justicia sirven para desviar la atención. No importa que haya bajado el consumo de leche, carne y pan y que a su vez haya subido el de champaña y 4×4. No importa que haya escuchas ilegales, porque son para frenar el comunismo de Kicillof, ni que la Policía irrumpa en los secundarios ni que los militares vuelvan a copar las calles; no importa que se perdone a los criminales de lesa humanidad, no importa, porque siempre recurrirán a Hotesur, a los bolsos de López y a la yegua y chorra que nos reparió. ¿Qué es lo que saben de eso a lo que apelan? No más que lo que le dan masticado los medios de comunicación. ¿Y qué saben los medios de comunicación? Que deben cuidar este gobierno porque ellos lo pusieron ahí para que les restituyan lo que los “populistas” le habían arrebatado.

En vano uno trata de hacerles entender que un resentimiento inducido, un odio inoculado, una rabia contagiada no son un argumento político. Por supuesto que la corrupción es condenable, en todos y en cualquier caso. Le acerqué ambas reflexiones durante la conversación. Las pasó por alto porque continuó en su obstinada diatriba y en el encarnizado intento de que yo condenara o aceptara que López debía ir preso. También le hice saber que en ningún momento defendí al tal López, nada más decía que un debate de política no tiene que cerrarse sólo en el tema de la corrupción porque si no entramos en una espiral de la que no salimos más y es ahí donde un debate político se convierte en una mera discusión partidaria y maniquea. Tampoco pareció hacer caso de esto, o no lo debe haber leído… sí, “leído”, porque la discusión se resolvía en un grupo de WhatsApp. Como si ya no fuera difícil mantener una conversación civilizada de temas políticos frente a frente, se nos ocurre hacerla por este medio.

Comenzó con uno de los chistes que suele enviar este amigo (en adelante A) para despotricar contra el gobierno anterior. La derecha, el conservadurismo, además de ser (como cualquier enfermedad) una rama específica de la mala educación, suele ser muy poco creativa, casi nada ingeniosa y apenas graciosa (podemos citar a Miguel del Sel, Nik, Lanata y el hijo bobo de Tato Bores entre los más notables exponentes de este tipo de humorista, y ya ven la gracia que hacen). Yo opté por ignorar ese tipo de agravio (el que corresponde al mal gusto no el idiosincrático), pero otro amigo (en adelante B), que tampoco se caracteriza por su adoración a Cristina, respondió: “Avisen cuántos añitos más hay que darle a Macri pa q haga algo”. Ya que la bomba estaba echada, sugerí que le preguntaran a A o a P (otro participante del grupo con un alto nivel de encarnizamiento para con CFK), que ellos tenían la data. A contesta con una guarangada que golpea un poco a este gobierno pero sólo con la excusa de martillar al otro de rebote. Entonces B cuenta su experiencia: dice que en los últimos 12 años él pudo crecer más que su familia en toda su vida y que en este último año y medio tuvo que cerrar su negocio, que lo había mantenido durante 20 años pasando momentos feos como los del menemismo, incluso. Ignorando el triste relato de B, A argumenta (¿?), con tal de meter a todos en la misma bolsa, que nunca tuvimos un gobierno que hiciera las cosas relativamente bien. Ahí me meto y me dirijo casi solamente a A: le digo que bastaba con mirar qué era lo que este gobierno estaba destruyendo con tanto ahínco para darse cuenta lo bueno que había hecho el anterior, pero que además me había cansado de enumerarle cosas que se habían hecho bien durante el llamado kirchnerismo. A se aferró a una denuncia de Laurita Alonso, en el programa de Majul, contra 6-7-8. Evidentemente no sabe quién es Laurita Alonso y Majul, y se lo hago saber… no es que no los conozca, es que no sabe o no quiere saber que de trigo limpio sólo les queda el abono. Y ahí se encarnizó con lo de López y Báez y no quedó conforme hasta que yo dije que si son culpables deberían ir presos junto con los que están detrás de ellos. Recién ahí se conformó y abandonó, triunfal, la conversación. Se habría ahorrado un precioso tiempo si hubiese leído antes, desde un principio, que nadie estaba de acuerdo con la Corrupción, pero estaba tan obsesionado en que aceptáramos la palabrita ligada al gobierno anterior que no se permitió abandonar antes la discusión ahorrándonos un tiempo precioso.

C, otro amigo, suele decir que hay personas dispuestas a sacrificar lo que tenían en aras de no dar el brazo a torcer, de no aceptar lo evidente porque eso los colocaría en el lugar del error. También dice que hay personas dispuestas a sacrificar lo que tenían con tal de que otros, que gozan de una condición peor a la de ellas, tampoco lo consigan. C suele ser algo radical. Pero es cierto, aunque C no lo haya dicho, sino que lo digo yo después de una asociación mental, que hay personas que se niegan a un debate sobre política (también pasa mucho en los programas de panelistas). Se niegan o se ven imposibilitados de sostener una conversación o de emitir un argumento porque es tal la satisfacción que sienten al pronunciar la palabrita que la boca se les llena de una efervescencia como de caramelos Fizz, como de burbujas de champaña, como de vitamina C de Roche que les impide una oración compuesta proveniente de una reflexión larga. Entonces, cada vez que pronuncian la palabrita se les llena la boca y la garganta de burbujas, de una espuma que rebalsa incontenible, como la de la rabia, ésa que transmiten algunos animales domésticos u otros seres silvestres.

Hay otra palabrita que también ocupa un lugar placentero en boca de estos especímenes: “Patria”, que es al concepto que aluden cuando quieren hacer ver que el otro les importa, aunque en realidad les importa un bledo.

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” Juan 8:44

macri-risa

 

 

Permalink Dejar un comentario

Mentime que me encanta

diciembre 1, 2016 at 9:45 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

Cuenta Saint-Exupéry apenas comenzado El Principito que cuando tenía seis años leyó que las boas se tragaban sus presas enteras, sin masticarlas y después, inmóviles, dormían durante largos periodos, y que esa lectura lo motivó a hacer el famoso dibujo que ningún mayor podía apreciar, el de la boa que se había tragado un elefante que todos veían como un sombrero. Leí ese libro antes de entrar en la pubertad y también vi un sombrero, pero no me parecía imposible la idea de un elefante en proceso de digestión. Hace unos días encontré ese libro con la intención de ir leyéndoselo a mi nena, la más pequeña, así que para atraerla le mostré los dibujos y le comenté en pocas palabras de qué iba la cosa. Mi nena, que tiene cinco años, es decir, uno menos que el autor cuando dibujó lo que él creía su obra maestra, escuchó con atención y luego expresó con entusiasmo: “No me puedo imaginar que una boa abra la boca tan grande”. En todo caso también existía la aceptación de que pudiera ser otra cosa aparte del sombrero que ella también vio. Al pan, pan y al vino, vino. Por más que Saint-Exupery quisiera hacer quedar a los grandes como unos cuadrados faltos de imaginación, lo que había dibujado era un sombrero. Después está lo que cada uno quiere ver: si la copa blanca o los perfiles enfrentados negros, si la mujer desnuda o el perfil de Freud. Y por supuesto: también está lo que algunos no quieren ver.

Donde algunos sólo ven un palo borracho (ceiba speciosa) yo vislumbro una mujer embarazada y desnuda con los brazos al cielo y la cabeza echada hacia atrás.

Donde algunos sólo ven un palo borracho (ceiba speciosa) yo vislumbro una mujer embarazada y desnuda con los brazos al cielo y la cabeza echada hacia atrás.

El episodio recién mencionado me sirve como introducción a lo que pienso contar a continuación, con el fin de dilucidar el comportamiento y pensamiento de un sector importante de la clase media argentina (como también intenta explicárselo mi amigo y compañero en este blog El Chango Vergara). Dos puntos. Mi actividad en el whattsap es bastante reciente, desde que heredé un celular apto para esta aplicación. Anteriormente le daba uso de cuando en cuando mediante el celular de mi nena, la más grande. No soy muy devoto de estas prácticas, pero participo en dos grupos, uno de amigos de Mendoza y otro de amigos locales, con los que transitamos la escuela secundaria. Este último grupo nació con un fin organizativo, pero sólo sirvió en dos o tres oportunidades, después nada más nos juntábamos en forma fragmentada. En fin, el grupo volvió a su esencia: la de mandar memes, pornografía, chistes y algún comentario gracioso para paliar la soledad que cada uno lleva dentro o al menos para que uno se conforte comprobando que hay otros tan o más solos que uno. Hace poco reenvié unos memes que me habían llegado al otro grupo (pues no sé cómo conseguirlos por cuenta propia). No eran chistes aunque resulten cómicos si uno los mira a través del absurdo. El primero refería a que el Congreso, mientras todos estaban obnubilados, encandilados por la prensa, por una ley sobre carreras de galgos, aprobaba otra en la cual nuestro emérito presidente podía meter su mano en los recursos de la ANSeS (la Administración Nacional de Seguridad Social). El cuadrito finalizaba con un “Que no te metan el perro”. Casi inmediatamente reenvié otro en el que se explicaba que Melconián, el actual presidente del Banco de la Nación Argentina que tiene el 85% de su patrimonio en el exterior (así están las cosas), era uno de los bonistas que demandó a la Argentina junto a los fondos buitres. Y cerraba mis comentarios con un tercer meme que rezaba: “La próxima vez que quieras un cambio, hacete puto, así el orto te lo rompen sólo a vos”. No estoy seguro si uno de mis amigos se vio ofendido en su ideología o en su sexualidad, pero no tardó en responder con un meme en el que se veía a Cristina sosteniendo un cartelito que decía algo así como: “Vacié el país y todavía hay boludos que me defienden”.

No sé dónde leyó este chango que yo estaba defendiendo a Cristina (que lo haría sin ningún remordimiento y con todo el corazón, como corresponde a todo caballero), y se lo hice ver. Pero es que él y muchos más como él actúan de la misma manera que la gestión actual y la mayoría de los medios de comunicación: pateando la pelota a la tribuna. No importa de qué se hable, pero cualquier cosa es una excusa para pegarle a la gestión anterior y fundamentalmente a Cristina. No importa que el gobierno de Macri haya vuelto a endeudarse logrando un récord histórico y que nada de esta deuda haya llegado al sector público, total Cristina se robó todo; no importa que el presidente y sus secuaces quieran blanquear el dinero mal habido que ellos y sus familiares tienen en el exterior, total Báez la tenía enterrada; no importa que la vicepresidenta no logre explicar de dónde salió el dinero que le robaron, total el vicepresidente anterior era más corrupto que Calígula; no importa que el presidente les quiera condonar a las eléctricas una deuda equivalente a 10550 bolsos de los de López, porque es mucho más inmoral revolear cinco a un convento; no importa que se compruebe la mentira, la puesta en escena de los timbreos y de un viaje en colectivo del presidente, ni los actores pagos que usan en las fotos grupales, ni cómo obligan a niños que lloran a mostrarse sonrientes para la cámara, total ya se tapará con uno de los caprichos revanchistas del juez Bonadío; no importa que Milagro Sala sea una presa política, acusada de los mismos delitos que varios funcionarios de esta gestión, pero que a diferencia se pasean tranquilamente en reuniones sociales, total, Milagro Sala es más ladrona por ser negra y mujer, y además legitimada esa condena por el mismísimo presidente: “Siento a la vez que la mayoría, e incluyo especialmente al periodismo que ha seguido de cerca todo lo que pasó con Milagro Sala en esa provincia, cree que ella es una persona que creó un Estado paralelo y que creó una organización armada que ha sido muy peligrosa para la vida de todo el norte argentino”, es decir, que está presa porque gente como este amigo mío y algún otro, creen que, vaya a saber por qué, debería estar presa. Y está bien que ésta y otras barbaridades sean dichas, porque de eso se trata la libertad de expresión, de que venga una descerebrada y afirme que está bien el presidente que tenemos porque tiene una familia blanca y pura; y que venga otro descerebrado y diga que la culpa de nuestros males se debe a peruanos y paraguayos, que son los adalides de la delincuencia, pero que hay algunos que sirven pero vienen a estudiar en nuestras universidades y nos quitan las plazas y los trabajos; y un tercero que asevere que niñas de 14 años se embarazan por plata (y nada tiene que ver que el gobierno haya quitado los fondos para prevención y educación sexual), y que la mayoría de los pobres que hay son “inempleables”; y un cuarto que, avalado por esta corte de energúmenos, niegue los muertos y desaparecidos de la dictadura militar. Porque la libertad de expresión es eso: que la gente de bien, la gente como uno, pueda desnudar tranquilamente sus prejuicios, su racismo, su clasismo, su homofobia, su xenofobia, su ignorancia, para que una porción importante de oyentes pueda reforzar los suyos. No importa si amenazan de muerte o no le dan espacio en los medios a algunos periodistas, a otras voces, porque esas voces son “kirchneristas y defienden la corrupción”, y está bien que no anden por ahí hablando.

palo1Si bien no me molesta que me clasifiquen de tal (creo que es la mejor clasificación política en la que podría encajar actualmente), no soy kirchnerista; no del todo. Tengo una idea de país, y tanto Néstor como Cristina fueron los que más se acercaron. Tengo una idea de país, y si Cristina es la más idónea para volver a ponerlo en esa dirección, que lo haga, y si no puede hacerlo, que lo haga otro u otra, me da igual de qué partido o color sea. Para eso, debemos ser capaces de ver más allá del sombrero. Pero, y parafraseando a Saint-Exupéry, hay personas que no comprenden nada por sí solas y es agotador tener que darles siempre y siempre explicaciones. Niegan lo que es evidente, porque están prestas al engaño, a la mentira, como en la lucha libre, como en la pornografía; por un contrato social se asume el montaje, la farsa como algo cierto. Entonces, el actual gobierno sale a buscar inversiones en el exterior con los logros e índices del gobierno anterior, pero para adentro habla de la pesada herencia, porque hay millones de personas sedientas de creer que es real que toda la culpa la tiene Cristina. Y si hay mayor desocupación es porque, como dijo Prat Gay, la gente no sale a buscar trabajo sino hasta después de las vacaciones; o de que esas palabras vacías: “juntos, unidos” que profiere su querido presidente los incluye de algún modo. Hay una cantidad ingente de personas dispuesta a creer en una bóveda que se abre para adentro, o cualquiera de las sandeces de turno de Lilita Carrió, o de la actual denunciante suplente, la Margarita Stolbizer con tal de justificar su incapacidad de ver más allá del sombrero, porque por alguna razón, ininteligible para mí, entienden que es más fácil tapar el sol con el dedo que ver un paquidermo. Sin embargo, esta gente se la pasa viendo pornografía, y el pajero soy yo.

No sé hasta qué punto se puede gozar con el engaño; no sé hasta qué punto, cuando en la soledad uno siente la culpa de haberse masturbado, puede no darse cuenta, no aceptar que esa satisfacción provenía de una mentira. No sé hasta qué punto alguien puede no ser capaz de ver al elefante nadando en los jugos gástricos del ofidio, sobre todo si nos están mostrando el dibujo, corte longitudinal mediante, del interior de la boa, como hiciera Saint-Exupéry para aleccionar a los mayores. No sé como alguien no puede ver lo grande que puede abrir la boca una serpiente, y como se va tragando todo de un solo bocado, sin masticar.elefante

Permalink Dejar un comentario

Animal republicano (Historia que te puede volar la melena)

octubre 12, 2016 at 9:01 pm (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

leonA los leones viejos no les gustan los cachorros… Los ajenos, al menos, porque sí protegen los propios. Inicio el escrito de esta manera para narrar una contienda que mantuve en el trabajo. Se podría decir que en el restorán donde me desempeño los fines de semana como mozo hay dos manadas importantes: la de la cocina y la del salón en sí. Con el león viejo de la cocina ya supe intercambiar algunos entredichos cuando quiso hacerse el gracioso y no estaba acostumbrado a refutaciones con ingenio que lo dejaran en ridículo delante de sus admiradores. El episodio no pasó a mayores. Con el león viejo del salón, el jefe de los mozos, tuvimos un cruce alguna vez, algunos empujones, algunos gritos (de su parte, porque a mí no me gusta andar gritando), una que otra intimidación callejera, pero la cosa quedó como un arrebato momentáneo. Lo extraño resulta que me sigan viendo como una amenaza, como un cachorro de león, siendo que la gastronomía no es para nada mi ámbito natural. Por mí pueden quedarse con sus parcelas de semidesierto con toda tranquilidad, porque para mí la sabana es transitoria o al menos eso espero; lo transitorio a veces dura una eternidad.

El pasado sábado tuve otro altercado con el Gran Falafar (es el jefe de los mozos, el que de alguna manera tiene el mango de la sartén. Ya escribí algo sobre esto. Si el supuesto lector conserva el interés por esta historia y por su preámbulo, puede hacer clic aquí). No hay nada peor que un resentido o un cobarde, o ambos a la vez, con algo de poder, aunque sea mínimo, porque ellos sabrán cómo darle un pésimo uso. La Historia es un fiel reflejo, y lo sabríamos si no fuéramos una humanidad desmemoriada.

Podría situar espacialmente al supuesto lector detallando el escenario del restorán y del salón contiguo, que es un pelotero aunque recibe comensales cuando el salón principal se llena, pero le ahorraré pormenores arquitectónicos y catastrales. Diré solamente que están distribuidos en la manzana como una “L” y se comunican por medio de la cocina, sólo que el salón da a la cocina de forma natural y a través de una puerta, mientras que el pelotero accede únicamente por un agujero en forma de ventana. El punto es que ese mediodía él se encontraba en el principal y yo en el otro, más precisamente en el agujero en forma de ventana. Le solicité un favor (que me alcanzara unas gaseosas, ya que en mi salón no había) y él se negó diciendo que no le hinchara las pelotas en ese momento y yo lo mandé a cagar. Luego le pedí el favor a otro compañero y a otra cosa mariposa; es cierto que el clima era de vorágine en ambos salones.

En algún momento me dirigí al salón principal, y el tal Lucas Falafar me vio y comenzó a manifestar su enojo. Fue raro porque yo pensé que el hecho había quedado ahí nomás, pero el Falafar andaba a los gritos, enajenado porque yo lo había conminado a chuparme la pija. No recuerdo eso. Seguramente la gente de la cocina agrandó el insulto en su afán de fomentar el puterío. De todas maneras creo que la petición en sí no le molestaba tanto como el hecho de que hubiera sido pública. Aprovechando que una moza estaba entre medio me tiró una piña en el brazo. Reaccioné y me abalancé sobre él sin pensarlo demasiado y sin tener en cuenta que es más alto, más fornido, más grande que yo y que en su juventud practicó Taekwondo. Se interpuso la moza, pero en ese pequeño lapso la mirada de Falafar traslució su cobardía; ya no era la mirada iracunda de un hombre grande, ducho en artes marciales. No me pareció seguir brindando semejante espectáculo delante de una dama, así que retrocedí y le hice ver que cómo podía ser que un tipo de su edad no supiera resolver un problema sin hacerse el gallito y me fui, volví al salón de la vuelta.

Más tarde volví a cambiarme. Me encontraba sentado sobre un cajón de cervezas, en calzoncillo y descalzo cuando entró Lucas y volvió a amenazarme. Le dije que si llegaba a tocarme se fuera buscando un abogado y un nuevo trabajo porque se le iba a acabar el golpe de suerte que lo puso como jefe de mozos y volvería a ser el pelandrún que siempre fue. Él seguía con sus improperios de macho cabrío pero aún así alcanzó a escuchar cuando le recordé lo gil de cuarta y lo pobre diablo que era. Yo seguía sentado cuando me tiró un puntapié en la canilla, violencia que me hizo levantar y enfrentarlo, entonces me tiró un cabezazo sin importarle que llevara anteojos. street_fighter_iiNo entiendo dónde está la valentía de alguien que ataca a otro que está sentado, en calzones y usa anteojos. El cabezazo impactó sin fuerza en mi boca, y si bien no me dolió ni me movió un pelo, estallé. El tipo estaba desencajado pero a mí me importó un bledo y de un empujón lo saqué del cuarto donde me cambiaba, lo estrellé contra una heladera y le tiré un cortito de derecha que le acomodó un poco la cara. No fue un golpe muy fuerte, pero bastó para girarle la cara. Ahí nos separaron y él siguió gritando que me agarraría afuera, en la calle. Terminé de cambiarme y salí. Él estaba afuera, esperándome para hacer su paripé de hombretón desquiciado y vengador. Lo ignoré y volví a mandarlo a cagar; aún tenía trabajo por hacer.

Eso fue al mediodía. Por la noche volví al trabajo. Falafar quiso correr el rumor que me había hinchado con su golpe. Cuando alguno de la cocina me trajo ese comentario yo bromeé que seguramente me habría dado el golpe en la panza, que era lo único que tenía hinchado, pero intenté evitar cualquier tipo de comentario, incluso cuando, los que no habían sido testigos, me preguntaban qué había pasado. Yo insinuaba que había sido un altercado que no pasó a mayores. Y en realidad fue así, sólo que la parte que se vio bastó (yo en calzoncillos, descalzo, arrinconando y estrellando un puñetazo en la mandíbula del grandote) para desmentir y echar por tierra las bravuconadas de Falafar.

No me gustan las peleas, me incomodan, y mucho más si estoy involucrado en alguna. No me gustaban con la testosterona urgente de la adolescencia, mucho menos ahora. No me enorgullecen ni creo que ninguno sea ganador a menos que se trate de una contienda regulada como el boxeo o el judo. Pero al parecer más de uno disfrutó lo que vio, y más de uno disfrutó con lo que le contaron los que vieron. Esa noche algunos tarareaban la canción de Rocky cuando yo entraba en la cocina; el parrillero me extendió su mano en señal de felicitación… (Conviene aquí una pequeña disgregación: una o dos semanas atrás, el parrillero mantuvo un altercado con el mismo Falafar. No pasó de un par de gritos, pero el parrillero le puso los puntos de tal manera que el Gran Falafar no tuvo más remedio que ir a alcahuetearle, primero, al encargado y, segundo, al dueño de la actitud insurrecta del parrillero). A nadie le caen bien los alcahuetes, y no hay cobarde que no sea un alcahuete; es un silogismo inequívoco. No desprecié su saludo, pero le recordé que él, el parrillero, había comenzado esto. “Pero vos lo terminaste”, concretó. Hubo uno, el Gitano, que ahora ocupa el lugar que antes ocupaba el Mojarra (si el paciente y supuesto lector buceó en el link anterior, sabrá de quién estoy hablando): el de chivato de los Falafar, en tanto que su cachorrito, que buscó en mi cara alguna huella de hinchazón y se sorprendió de no encontrarla. El león de la otra manada, el jefe de la cocina se encontró conmigo y con otro compañero en el cuarto de cambiarse y contó una anécdota recién acontecida con el parrillero en la que el jefe de cocina (un ser pequeñito) le decía en broma al parrillero (una persona grandota) que no se hiciera el pesado porque ya había visto que los grandes son los que mejor caen. En otro momento, el mismo jefe de cocina me hacía la broma a mí de que no me hiciera el loco porque él no era como Falafar.

gorilaSigo creyendo que no fue más que un pequeño intercambio, y que lo demás fue parte más bien del mito, la leyenda y el deseo de mucha gente de que alguien pudiera por fin poner en su sitio al jefe de los mozos. A algunos leones viejos les molesta que yo haya desperdiciado mi tiempo leyendo algún que otro libro en lugar de entrenar en el llevado de varios platos a la vez. Y no por desmerecer, pero no me interesa ni el territorio ni el reinado de los leones, ni en la gastronomía ni en ningún otro rubro. No me agradan los reptiles ni las hienas ni otros predadores de la sabana, incluidos sus reyes. Mi ámbito natural es muy otro.

Permalink Dejar un comentario

Los expedientes X

julio 28, 2016 at 2:25 am (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

palomasSuele haber días llenos de particularidades. El pasado lunes, con mi nena, la más chiquita, nos fuimos a pasar la tarde en el parque San Martín. Fuera de la exploración y el paseo yo albergaba una expectativa oculta: como el parque en cuestión tiene tiendas de juguetes, y como se acerca el cumpleaños de mi nena, quería un sondeo de sus intereses. No resultó porque ponía el mismo entusiasmo en casi todos. Cuando volvimos ella entró directo a la bañera. Yo me quedé en la vereda. Allí, una anciana esperaba ansiosa que la fueran a buscar; se acercaba la hora. A los quince minutos un auto se cruza en la doble fila. Transgrede las reglas de un estacionamiento estándar no sólo por aparcar en doble fila sino también por hacerlo de manera diagonal a modo de ocupar un tercio de la triple fila. De ahí se bajan dos jóvenes con, aparentemente, más operatividad que SWAT y conducen a la anciana hacia el coche, al tiempo que el precipitado conductor se baja de su asiento y comienza a gesticular con los brazos hacia el tránsito para desviarlo del campo de acción. Cuando consiguen introducir a la señora en el auto, del asiento de acompañante se baja la hija de la anciana y mujer del conductor, bordea la parte delantera del coche mientras grita que se demoraron porque el tránsito está increíble. Y se presta a seguir narrando, pero su marido, con más tino que a la hora de estacionar la invita a contar su historia en un momento más prudente. La hija y mujer rodea ahora la parte trasera del auto, como para no volver sobre sus pasos, y vuelve a sentarse en el asiento de acompañantes. Parte el auto. Se dirigen a la misa de responso de un familiar cercano. Lo sé porque son mi familia y es el responso de mi tío, el Cachún. Me quedo a cuidar el negocito de mi vieja sentado en una silla en la vereda.

Intercambio algunas percepciones futbolísticas con el José, el que cuida los autos aparcados. En un momento se aparta e inmediatamente aparece otro señor con el que en algún momento comenzamos a saludarnos a fuerza de vernos seguido. Una sonrisa, una complicidad facial, un comentario generalmente no oído bien por el otro; una inercia en que llegada y partida es toda una. Ese lunes algo trancó la rueda. Antes de saludarme viró su vista hacia la copa del árbol más cercano y comenzó a contar en voz alta: “Una, dos, tres…”, se giró y puso sus ojos en el árbol más lejano y siguió contando: “Allá cuatro, cinco, seis, siete… ¡Pum! Ya tenemos para el estofado”. Por los indicios que recogí entendí que hablaba de palomas y de hambre. Le dije que las palomas urbanas eran duras hasta en estofado, pero que las torcazas silvestres eran buenas en escabeche. Acá hubo un desentendimiento porque las torcazas tenían diferentes características según quien las describía. Y ahí se lanzó en una especificación ornitológica pero sin respetar las clasificaciones científicas sino haciéndole caso a los modos expresivos de los lugareños. Me nombró muchísimas, algunas las había escuchado, otras me pareció que las estaba inventando, pero a cada rato volvía a referirse al estofado, y sonreía de manera ambiciosa y apuntaba su aire comprimido imaginario y ¡Pum!: una, dos tres, siete para el estofado. No sé si extrañaba remotos tiempos de cuando era cazador o de cuando comía algo de carne. Yo comí escabeche de paloma silvestre cuando niño. Recuerdo haberlo disfrutado, pero visto desde la distancia no le pondría más fichas que a un escabeche de cualquier otra ave.papa

Ese recuerdo no llegó a ser más fuerte que el que me atravesó en el parque cuando, sentados al borde del lago, esperábamos a los patos o a que éstos se fueran para que apareciera algún pez a comer algo de la superficie que habíamos arrojado con tales fines. En esos interines tuve lo que solemos llamar un dejà vu. Pero efectivamente yo ya había vivido ese momento. Lo viví en forma de sueño cuando niño. Tuve esa certeza. Un sueño olvidado, enterrado, casi inexistente, que se materializó. En ese sueño estaban los patos, los peces, el lago, las islas, las palmeras… y la personita que estaba a mi lado. Sólo que en ese sueño la veía a la misma altura de mis ojos, porque la veía desde los ojos del niño que soñaba. No hubiese podido imaginarme nunca que esa personita, esa compañía, la de ése y este sueño, iba a ser mi nena, la más chiquita.

Permalink Dejar un comentario

Gente como uno o gente común o… (Una pistola para Ringo)

julio 14, 2016 at 3:23 am (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

La gente necesita de la esperanza para vivir. Y digo “la gente”, no digo el pueblo, no digo las personas; digo “la gente”. No está en la intención de este escrito ahondar en la semántica; personas con más estudios ya lo hicieron. Pero es evidente el uso que en los últimos años se viene haciendo de este concepto en la batalla cultural argentina: hasta hace poco, la población, el conjunto de personas que la formábamos éramos pueblo, y ahora la población es gente. No todos, por supuesto (la gente no es de incluir), sino ese rebaño monótono y homogéneo, ajeno a los conocimientos de lo público, que aún no se cayó de la clase media. Para esta gente la esperanza resulta imprescindible. Aún más que el bienestar; si la gente está bien no se conforma y tiende a destruir (abrazada al miedo) para volver a tener esperanzas y así poder vivir. gorrion supremoEn algún capítulo de Juego de Tronos, el Gorrión Supremo, personaje encarnado por Jonathan Pryce, dice algo así como lo que nos molesta o nos incomoda de los pobres y los marginados es que son nuestro reflejo pero desprovistos de esperanzas. Tal vez sea la mejor definición de esto que encuadramos en la palabra “gente”.

Esta mañana me dirigí al súper de la vuelta de casa para adquirir una salsa y me encontré con una persona a la que no veía hacía más de diez años. Supimos trabajar juntos. Ella escribía para un periódico mensual de empresas y negocios que yo corregía, que si bien se disfrazaba de una publicación periodística del mundo de los negocios no dejaba de ser un panfleto para promocionar y enjabonar al empresariado local. Le tenía gran aprecio, pero me agarraba dolor de cabeza cada vez que corregía alguno de sus artículos. Y si bien sus conocimientos ortográficos y gramaticales apenas superaban los de un escolar de segundo grado, al menos se veía el esfuerzo de igualar la sintaxis de un traductor de texto online. Me la encontré, nos saludamos, le conté que estaba buscando trabajo, y ella inmediatamente desenfundó su esperanza y disparó: “Ya se van a arreglar las cosas, ya vas a ver”. Como vi por dónde venía el tiro le contesté que le quedaban siete semestres para perpetuar su ingenuidad (no quise utilizar una palabra más fuerte y más precisa). De la otra cartuchera desenfundó el argumento que tiene la gente para defender lo indefendible y culpó al gobierno anterior de todos los males del mundo, y mostrando que, además de que sus armas eran de un solo calibre, no le quedaban balas ni en la recámara apuntó directo a la corrupción. La gente no lo sabe, pero algunas personas sí: si en una conversación de política un interlocutor sólo hace blanco en la corrupción es porque tiene la mira desviada y el arma mal calibrada. Lo peor es que la estrategia no es nueva: cada vez que se quiso atacar un gobierno que hizo políticas para el pueblo, se lo atacó por ese lado; le pasó a Perón, le pasó a Yrigoyen, le pasó a Rousseff, a Chávez; la lista no es interminable porque siempre fueron más los que condescendían ante el poder real y económico que los que buscaban regularlo. Pero bueno, el asunto es que le pregunté por qué creía que enterrar dinero era menos honesto que fugarlo; y ella adujo que esa plata fugada la había hecho él, en referencia al que ya todos sabemos. Yo le cuestioné la honestidad que ella le adjudicaba diciendo que esa plata que “él hizo” viene heredada de pactos espurios de su familia con los militares para que estatizaran sus deudas privadas, y que fugar dinero también es delito. Ella se tiró hacia un costado, detrás de un barril y mientras buscaba más balas en un cinturón que no tenía gritó que le gustaría que ella (no ella misma, sino Ella, por Cristina) explicara su patrimonio.

Así luce un fascineroso según la "gente", que adora a los rubios de ojos celestes.

Así luce un fascineroso según la “gente”, que adora a los rubios de ojos celestes.

Le dije que lo había explicado, le inquirí por qué era capaz de concederle honestidad y trabajo a un tipo que no laburó en su vida y que era ultra millonario y no a ella (por Cristina), y, gatillando como Giuliano Gemma en dirección al barril (por ahí explotaba), sostuve que el tema de su patrimonio era cuestión de la justicia, y que si había alguna irregularidad debería cumplir condena como cualquier hijo de su madre, pero que la diferencia estaba en que hasta ahora sólo habían sido acusaciones y denuncias mediáticas, todavía sin prueba alguna, mientras que en el caso de su amado hijo de su madre había pruebas concretas de sus dineros mal habidos, de sus dólares marcados. Ella hurgó en su bota derecha y me lanzó su cuchillito de escaso filo mentándome los casos de Báez y López, y otra vez hizo gala de su pésima puntería a la hora de entablar un debate, un duelo de política, y el arma fue a estrellarse en la pared del salón sin siquiera llegar a clavarse. Contesté con un sarcasmo que no fue interpretado que me extrañaba que ella, “siendo periodista” (y aquí hice blanco volándole el sombrero), no notara que todos los medios estaban fogueando con eso para que la “gente” no viera las barbaridades que el innombrable forajido está haciendo en nuestro pueblo, ni cómo lo está devastando. Cuando ya no quedan balas (y es sorprendente la rapidez con la que la gente agota sus municiones), lo único que resta es arrojar el revólver o pegar con la culata: “Son todos iguales”, “ninguno sirve para nada”, “todos tiran para su lado”, y otras frases de uso común en los de mira corta y tambor vacío.

Ya en la cola de la caja, y como agitando un pañuelo desde atrás de un barril que lamentablemente no contenía pólvora, me cuenta que su sobrina también se volvió de Barcelona, y que además es más kirchnerista que yo. Apenas levantando la vista, pero accionando la palanca de mi Winchester contesto que no por estar en contra de este tipo que nos desgobierna tengo que ser obligadamente kirchnerista, que el sistema binario es más bien apto para la informática, que la bipolaridad no es una forma equilibrada de salud, y que si tener una idea de país me inclina hacia un lado y termino cayendo en una clasificación, que de todos modos es una clasificación que acepto con una gratitud y una consideración sideralmente más grande que si fuera incluido dentro de los macristas. Ella tuerce su cuerpo y agita sus brazos en un intento inútil de cubrirse, protegerse, y la cajera escupe su tabaco para demostrarme que a ella tampoco le temblarían las manos si tuviera que desenfundar su arma en contra mía. Yo estoy lejos de temer, sabiendo la carencia de municiones y de puntería de la gente, y aprieto la montura de mi caballo. Lo monto luego de afirmar la punta de mi bota izquierda sobre el estribo. Ella, como si le hubiera molestado mi perdón, y en un intento de reivindicar su valentía ante la gente que había asomado sus narices por las ventanas, grita a mis espaldas que, al menos ahora, duerme tranquila. Sin siquiera girarme le contesto que lo aproveche, porque ya hay cuatro millones de pobres nuevos, de pueblo, que ya no pueden pegar un ojo tan tranquilamente. Algunos del pueblo me despiden con la sobria venia de agarrarse apenas el ala del sombrero. También presiento las ansias de lincharme de la gente. Mi silueta se pierde, se difumina en el polvo del desierto.

giulianoCorolario: Busqué la etimología de la palabra “gente” (del latín “gens”) y leí cosas muy interesantes y que aportarían a la concepción y uso que buscan darle y el porqué de su inoculación en la guerra cultural que se está librando. Pero también recordé lo que gens significa en catalán (no creo que tenga mucho que ver –o sí–, no soy filólogo, pero viene al pelo para cerrar): significa “nada”.

 

 

“El marginado es pueblo y es persona, pero nunca será gente, porque no es como uno, ¿viste?” Del refranero de la gente común

Permalink 1 comentario

Next page »