Ni olvido ni perdón

mayo 11, 2017 at 11:38 pm (Diarios de Motoneta (el Chango Vergara))

“La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento”

León Gieco

Yo me pregunto: cuando este tipo dijo que se proponía convertir a Argentina en el supermercado del mundo, ¿en qué pensaba el 51% que lo votó? Estaba clarito en el enunciado: trabajaríamos para que el resto del mundo gozara de nuestros productos y nuestro servicio, y romperíamos con un mercado para nosotros mismos, para nuestro autoabastecimiento. Seguramente pensaban en pajaritos y en que serían parte de ese mundo. Y tal vez algunos lo sigan pensando. Los mismos que pensaron alguna vez que ser el granero del mundo era una alabanza y un reconocimiento global hacia el buen hacer argentino. ¡¡Maradó, Maradó!!

Para esos a los que les gusta pasear entre góndolas, aunque después no compren nada y se vuelvan a sus casas con las manos vacías luego de hacer una reverencia educada y cómplice a los que hacían las cajas, les cuento que el súper, además de haber hipotecado nuestros bienes y recursos naturales, tiene una nueva oferta: el 2×1, el que permite a los violadores, torturadores y genocidas salir en libertad. El CEO principal del supermercado tardó una semana en pronunciarse sobre esta medida. Todos sabemos que la rapidez en una respuesta no es su fuerte, si es que llega a esbozar una. También sabemos que el resultado de las encuestas tardaba en llegar, de ahí la demora. Sin embargo, esta resolución de la Corte Suprema les sirve a los esbirros del presidente para decir que, nos guste o no, una verdadera República funciona gracias a la separación de sus tres poderes. Olvidan decir, por supuesto, ¡qué cabecitas las suyas!, que dos de los tres jueces que votaron a favor del 2×1 para los genocidas habían llegado a la corte por decreto y luego aprobados en el Congreso por senadores y diputados que entienden que en épocas de transición conviene acomodarse para caer siempre parados… o sentados en un sillón que se niegan a abandonar; tal parece ser, también, el motivo del tercer juez (jueza, en este caso) que votó a favor del 2×1.

presos cuidadosEl relato de la división de poderes le viene bastante bien a los que se pasean por las góndolas admirando y deseando tanto producto internacional, creyendo ser parte de un mundo que nos da la espalda por cagarnos, y en esto es en lo que más nos acercamos a esos países que tanto admiran, en las leyes internacionales, y en lo único que quizá hacía que nos admiraran en el resto del mundo: nuestro acercamiento a la Verdad, a la Justicia, a la Memoria, ese contrato social que nos obligaba a combatir el olvido. Sin embargo, ahí están los paseanderos, los gondoleros, obnubilados con cuanto envase brillante se les presente, sin escuchar que por el altavoz, el CEO del supermercado (que se cree el dueño) repita que hay que acabar con el “curro de los Derechos Humanos”, y que cualquiera de sus cajeros, cada vez que agarran el micrófono, ningunee la cantidad de desaparecidos, aproveche para reinstalar la mentira de los dos demonios, la guerra sucia, y el “algo habrán hecho”. En su cinismo, su ignorancia, su cobardía y su prepotencia son capaces de mal citar a Osvaldo Soriano y proclamar a viva voz: “No habrá más penas, sí olvidos”.

Recién después de la marcha en contra del 2×1 salió Macri a desmarcarse de la decisión de la corte suprema. Alguno de los suyos había salido antes luego de examinar la reacción de las redes sociales y los resultados de las encuestas, pero ahí se ve claramente una de las principales estrategias de este gobierno (¿?): el despegarse rápidamente de algo cuando es muy fuerte la parte de la población que se halla en contra, y la de no hacerse cargo de ninguna de sus cagadas y culpar al otro. La táctica de la prueba y el error; la táctica de la prueba y el terror. Un Estado del Terror; un Estado del Error.

Pero nosotros como ciudadanos no podemos permitirnos otro error, ni mucho menos el terror. Sólo debemos saber de dónde vienen los Macri, tal vez el apellido con menos linaje de este gobierno, y cómo se enriquecieron durante la dictadura cívico-militar; saber de dónde vienen los Peña Braun y los Menéndez y qué fue lo que dejaron en la Patagonia más allá del exterminio; de dónde los Pinedo (un historial largo pero que en sus orígenes está la entrega de las Malvinas por uno de sus antepasados), los Rodríguez Larreta, los Bullrich, nombres que aparecen a lo largo de la historia argentina sin más objetivos que apropiarse de ella… de la historia y de la Argentina.

Y después está la Iglesia, que se rasga las sotanas ante el aborto y promueve cartelitos con un feto que rezan: “tengo algunas semanas; quiero vivir”, pero después propicia este tipo de leyes y habla de una reconciliación, siendo que ninguno de los criminales se arrepiente, con lo significativo que es el arrepentimiento para la Iglesia (no así para los criminales que la componen).

Y mientras nosotros nos ocupamos de estos temas que agreden y humillan a la humanidad entera y salimos a la calle, ellos siguen hipotecándonos o robándonos. Como si lo hicieran a propósito, como si nos ofendieran de tal modo que ocuparan nuestras fuerzas y nuestra humanidad en algo que no son sus negocios, aunque estos también son sus negocios, y son deudas que deben abonarle a los militares de antaño.

Octubre está más cerca de lo que parece. Se puede ser cómplice o se puede ser necio. Pero ¿qué tan necio se puede ser?

Que no haya más penas ni olvidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: