El camino correcto

octubre 23, 2015 at 3:22 am (Diario ínfimo (Sebastián Irtzuberea))

hormigasLo que voy a contar en un principio les puede parecer simple y frívolo, pero al final… Igual no creo que se queden hasta el final, pero qué más da, lo voy a contar de todas formas: por la terraza de casa cruzan dos alambres que ofician de tendederos; son un poco gruesos, así, del diámetro de una aguja de tejer número 5, paralelos y distanciados por 35 centímetros entre sí; en apariencia son casi iguales, bastante similares, al menos para el ojo humano que no se pone a hilar fino y buscarle la quinta pata al gato. Pero son muy diferentes. A tal punto que uno de esos alambres casi perdió su funcionalidad, que es la de servir para colgar la ropa húmeda. Pasa que por ese alambre transitan miles y miles de hormigas negras, de esas que miden un centímetro promedio (las hay más grandes) y que tienen el culo de color madera: creo que son las tan mentadas obreras acromyrmex lundi, aunque no alcanzo a discernir si son jardineras, podadoras, transportadoras o soldados… transportadoras no deben ser porque nunca las veo cargadas. El alambre está lleno y dificulta el secado textil, primero, porque uno no puede colgar una remera sin matar cuatro o cinco; y segundo, porque uno no puede recoger la ropa seca sin trasladar parte de la colonia dentro de la casa, por más sacudidas que se le dé a la prenda. El caso es que sólo un alambre es usado por los formícidos, el otro es, al parecer, intransitable para los himenópteros que a veces prefieren cruzar la terraza por el suelo en lugar del alambre alternativo. Y ése, a mi humilde entender, es un error de logística, puesto que podrían usarlos como autopistas y dejar un alambre para la ida (sea donde fuere que vayan) y el paralelo para la vuelta (donde fuere que vuelvan). No sé a dónde van ni de dónde vienen por culpa de la propiedad privada: mi ámbito de estudio no excede del terreno que me corresponde. En realidad no me corresponde, simplemente es un espacio que ocupamos con mi familia (¡ahh!, no les conté: nos mudamos de piso; ahora vivimos en el primer piso de una casa). Pero el espacio que ocupamos linda con dos propiedades privadas a los costados. Por donde termina (o por donde empieza) el alambre en cuestión, el camino de las hormigas se pierde por encima del techo de nuestra habitación, pero se ve claramente que su meta (o parte del trayecto hacia su meta -ignoro si continúan viaje) es la panadería del costado izquierdo. Del otro lado, donde empieza (o termina) el alambre, las hormigas trazan un camino por encima de la medianera hasta dar con una rama alta del limonero de la casa de al lado, que echa sus raíces en la planta baja (más bien en el subsuelo, pero el tronco comienza en la planta baja, a nivel de la calle, pero al fondo, consultorios médicos mediante). Ahí, entre el follaje, ya les pierdo el rastro. Tampoco sé si el limonero es el final de su recorrido, pero me gusta imaginar que oscilan entre el limón y el trigo, el pan y la limonada.

ant_manDecía anteriormente que si utilizaran el otro alambre, el alternativo, evitarían encontrarse con otras hormigas a contramano, aunque debo admitir que no aparentan tener conflictos en ese aspecto. Cuando esto sucede, a veces se frenan, intercambian datos, antenas y diálogo mediante, y una de las contendientes gira sobre el alambre, cual hábil mosca, y soluciona el atasco transitando la parte inferior del alambre. A veces ni siquiera se detienen a conversar sino que intuyen de alguna manera quién va a caminar patas para arriba y quién no. Me fue imposible descubrir qué es lo que determina el cambio de trayectoria, el quiebre de la inercia de una hormiga, pero vi que no tenía nada que ver con el tamaño; vi hormigas corpulentas ceder sin negociar ante alfeñiques de menos de un centímetro; vi repetirse un episodio en el cual una hormiga viajera y de vuelta (o de ida) se detiene ante una fila de más de quince hormigas: intercambia asuntos con el que encabeza la fila, que evidentemente es el responsable de la formación, y decide o concede atravesar la línea por debajo; es lógico. Pero hete aquí que si la hormiga que va por debajo muestra señales de cansancio (no es fácil andar colgado), de alguna forma que desconozco manda una rápida señal y, sin detenerse ni menguar el paso gira hasta su posición normal de caminado al tiempo que una de las de la fila emprende un movimiento similar, en sentido opuesto, de manera tal que la hormiga que venía cansada ocupa por un momento el espacio superior de otra hormiga (que ahora, y apenas momentáneamente, transita boca arriba) para recuperar fuerzas de manera instantánea y volver a la posición incómoda o esforzada hasta que la fila acabe de pasar, todo esto con una sincronización escalofriante, con un entendimiento incomprensible. Luego esta hormiga vuelve a negociar con la hormiga o el contingente siguiente.

No he hallado respuesta por qué esas hormigas no utilizan el otro alambre; no es por la ropa colgada, que para ellas no significa ningún obstáculo. Incluso en varias ocasiones nos hemos tomado el atrevimiento de colgar ropa en su alambre, pero no hay broches ni calzoncillos mal lavados que detengan su paso. Estoy seguro que aun las hormigas que caen al suelo en la enérgica sacudida de alguna una prenda, ya seca, vuelven a retomar su marcha; no así las muertas.

Tenemos que elegir el camino correcto. ¿Cuál es? No lo sé; no lo sabemos. El domingo hay elecciones. Tenemos que aprender de las hormigas, que ya eligieron su camino; hacia la comunidad (conocen bien la que habitan y vislumbran claramente la que aspiran); aun sin ser dueñas ni del trigo ni de los limones.Daniel-Scioli2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: