Una de shorar

enero 8, 2009 at 2:44 pm (Uno que juega)

“Los del gallinero pueden aplaudir, los de los palcos basta con que hagan sonar sus joyas” J. Lennon

Pareciera que hay gente que conversa mejor en el cine que en un café, que sólo se calla cuando la película ya lleva diez minutos, como si la música y las imágenes iniciales no pertenecieran al filme. En estos diez minutos, los menos aprovechan para apagar sus celulares y los otros para esconderlos en lo más profundo de sus carteras y sus sacos, cosa que, cuando suenen, demoren para encontrarlo. Lo mismo pasa en el teatro, donde las personas se jactan de llegar a la hora que se les antoja, haciendo ver que la impuntualidad es condición sine qua non de la gente importante. Ni hablar de la industria alimenticia, que ha ideado los productos más sonoros para ser consumidos en las salas. También es probable que los espectadores estén muy dispuestos a aplaudir cualquier cosa, porque no vieron la película o la obra, o son amigos de los actores, del que proyecta o del que cobra las entradas. Una vez terminado el filme, llega el momento que muchos habían esperado: el de salir de las salas y encontrarse con conocidos para intercambiar apreciaciones de lo que vieron; entonces aprovechan para hacer gala de sus conocimientos, recurriendo a las frases de la crítica que hizo otro en el diario, y que leyeron antes de ir al cine. Y ahí se quedan un rato, porque es muy importante que alguien note que asistieron a un evento cultural.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: