Suena la Campanita

enero 2, 2009 at 4:52 pm (Uno que juega)

“Aunque crezcáis, no perdáis nunca vuestra fantasía ni vuestra imaginación”
Peter Pan

¿Dónde se ha visto que los hijos sean amigos de los padres? Está muy bien que exista amor y cariño… pero de ahí a contarles intimidades… Con el tiempo nos damos cuenta que son personas en las que siempre se puede confiar, porque siempre están ahí. Pero con el tiempo. Aunque también es cierto que la brecha generacional se ha acortado: los medios de comunicación proponen al adolescente como modelo; se ha invertido la identificación, y los padres intentan parecerse a sus hijos (algunos son capaces de “coparse” con MTV); dejan de ser una referencia, un modelo para confrontar, y así confirmarse y autoafirmarse. Entonces nos quedamos en casa hasta los cuarenta años, en una dependencia eterna. ¿Qué lugar pueden ocupar los adolescentes, si ahora lo ocupan sus padres? Tal vez, reservar un sitio en las Tierras del Nunca Jamás. Peter Pan se enfrentaba a un adulto que, aunque también obsesionado con el tic tac de un reloj y el paso del tiempo, no pretendía vestirse con un conjuntito verde. Pero, en definitiva, lo que hay que conservar es el niño, no el adolescente. Si los adultos conservaran al niño, no tendríamos inconvenientes en contarles de “polvos mágicos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: